Peke ruta- Hayedo de Busmayor

Penúltimo día de Octubre y seguimos con este veranillo particular del otoño, había que aprovechar que pronto estaríamos todos en casa mirando como llueve fuera. Desde Julio no hemos retomado las rutas de verdad, parece que como siempre los proyectos nos comen el tiempo y las fuerzas, como mucho queda un rato para una rutilla con los peques.



Nos acercamos a Busmayor que aunque hemos estado antes, siempre es un placer volver en otoño y maravillarse con el Hayedo en pleno esplendor. Agua y setas a doquier, aquí el otoño si que había llegado.



Dejamos la furgo en el pueblo y salimos siguiendo las señales de la senda faxeiral, un recorrido circular de unos 6km que pensamos que sería apropiado para los peques. Hugo porteaba a Enol en la mochila y a mi me tocó vigilar a la exaltada Ruby encantada por todo las setas que veía...("Ruby las setas no se tocan" "Ruby cuidado con no clavarte ese palo en la cara").



A poco de comenzar la ruta ves las cascadas dentro del hayedo, una maravilla. La luz que se filtra entre los arboles y la hojarasca del suelo te sumerge en otro mundo...el mundo del bosque, el verdadero bosque encantado.

  

Con casi 4km en sus patitas, Ruby se cansa y pide porteo, aprovechamos para finalizar la parte menos bonita de la ruta que recorre un camino que te baja directo al pueblo. Mis piernas me mienten y me dicen que son mas de 6km en total, pero claro tanto Ruby como Enol ya superan los 12kg...y mi cuerpo me promete agujetas para el día siguiente....

Una ruta muy guapa para los peques y no tan peques,

                 ....imposible perderse, imposible perdérselo!





Peke ruta - Forfogones de Cofiñal

Aprovechamos el buen tiempo de Septiembre y un fin de semana sin virus para escaparnos a León para ver a al nuevo miembro del grupo, la pequeña y bella Laia....y como no, a nuestros compañeros de rutas sin perderse Laura, Jesús y Adrián.



                      (los peques observando las quitameriendas otoñales)

Esta vez organizaban ellos y acabamos acercándonos a ver los Forfogones de Cofiñal, o por lo menos escucharlos pues con tanta vegetación no se veía mucho que digamos.




           ("¿mami y esta pintura que es...?" )


Después de un bonito paseo de casi dos horas en las que los peques saltaron riachuelos, vieron saltamontes y hurgaron en el barro, dimos por concluida la ruta y nos acercamos a la feria de ganado de Puebla de Lillo.


Y ala después de comer y hacer una breve sobre mesa en un parque (como no, parque parque parque....) vuelta a Ponferrada que otro jornada había concluido.



Pronto empieza la temporada de setas....ummmmm....