9ª Etapa TMB: Le Flegere - Les Houches

ULTIMO DÍA!!!!!!!

Por fin llegó el último día, hoy cerraríamos el circulo y daríamos por completada y cumplida uno de nuestros propositos montañeros 2011; quizá el más ambicioso pero con certeza el más duro y gratificante.

Los nervios se adueñaban de mi, a partir de las 5 de la mañana apenas pude dormir, levantandome varias veces para mirar por la ventana para adivinar que tiempo tendríamos en nuestra ultima jornada...

Pasando de largo el salón donde los desayunos ya estaban sirviendose salí para fuera para ver el amanecer mas bonito que hasta el día de hoy he podido disfrutar...





El silencio estallaba en el reino de azul y blanco.





En pocos minutos Laura ya estaba a mi lado tambien gozando de ese momento irrepetible. Me alegro mucho de haber compartido ese silencio con ella.



Desayunamos copiosamente disfrutando de nuestro ultimo desayuno en las nubes y una vez mas retomamos el camino dirección Les Houches...bueno, primero había que recorrer el larrrrgo camino.

La cena de ayer quizá fue el peor de todos hasta el momento; embutido malo y un tipo de pastel de patata y queso algo seco y pesado (tartelille). El desayuno sin embargo estuvo bien, y por fin comimos croisanes franceses!!!




(las agujas rojas que estaban por detrás del refugio)

En realidad la etapa quizá no fue tan larga pero según recordaba del libro la etapa se completaba en 4-5 horas...pero se ve que ya después de tantos días la memoria iba mermando...





De Le Flegeré subimos al collado de Le Brevent, punto a partir del cual empezamos a rodear la montaña hasta llegar casi a su pico; tardamos casi 3 horas. Arriba metidos en la niebla el tiempo no era tan agradable, incluso hacía frio. Hasta la cumbre subía una cabina que iba llenita de gente que quería disfrutar de las vistas.


(el collado entre nieblas)




(Rodeando la montaña para llegar a su cumbre)




(La Brevent)




(Vimos un par de rebecos)


Y tuvimos una escalerita para entretenernos e imaginarnos lo que nos habíamos perdido el día anterior.



Y buenas vistas en todo momento del Macizo y sus glaciares.







Después de Brevent comenzaba la gran bajada, la grandísima bajada...1600 m de desnivel negativo, el terror de cual rodilla.




(algunos pasitos entretenidos)

A medio camino tomamos un refresco en el agradable refugio de Bellachat, cuya terraza es el sueño de cualquiera, que vistas!!!




(tabla con nombres de las cumbres en la terraza)


(como no, mas fotos de grupo)

Y desde aqui bajar, bajar, y bajar hasta Les Houches, pasando por la estatua de Cristo Rei y cruzando el pueblo hasta llegar al aparcamiento de Bellevue y...









PRUEBA CONSEGUIDA!!!!!!

Nuestra uniforme oficial del TMB ondeando como bandera (su olor tampoco dejaba acercarse demasiado)



Y a celebrarlo con champan (que había viajado con nosotros desde Ponfe- cortesía de la cesta de navidad de ISECA)





Ahí está !!!!!!




Conclusiones???? Muchas...

Para mi esta ruta ha sido un logro personal muy gratificante, por mucho que había leído acerca del TMB, de los Alpes, de la dureza de sus collados, los posibles cambios meterologicos, etc, uno no se hace a la idea hasta que llega ahí y lo ve por si mismo.
Me llevo a casa la agradable sensación de haber realizado una ruta preciosa en la que no he tenido que dar el 100% fisico de mi misma aunque si cerca del 99% psicologico. Para mi, lo que mas duro me ha parecido ha sido el frio y el tiempo tan desagradable que hemos tenido; en rutas de un día o dos no lo notas tanto pero el desgaste de los días y ver que el asunto no mejora merma mucho la alegría inicial.
Como en todas las travesías de tanto tiempo, ha habido buenos momentos y no tan buenos, cosas que se quedarán en el olvido y cosas que jamás se borrarán de mi memoria, pero sobre todo me quedo con el amanecer del ultimo día. Es como si hubiese estado esperando ese momento durante toda una vida, y aunque se hizo de rogar, cuando por fin llegó sentí que todo mi esfuerzo fue recomensado.

Y aqui termino con un par de panoramicas del mazizo...




8ª Etapa TMB: Relais du Mont Blanc- Le Flegere

Día 8 y penultima jornada de la ruta.

Otra buena noche sin frio! La velada de la noche anterior habia sido entretenida, quizá fue la noche en que más nos relacionamos con los demás grupos que hacían el TMB (pero que tendrán las cervezas suizas?) pero aún así logramos ponernos en marcha a las 8 y poco de la mañana.

Dejamos el pueblo de Trient y nos dirigidos hacia el collado de La Balme, que ya habiamos visto el día anterior, para dejar Suiza y volver a La France.

La remontada del collado fue entretenida aunque como siempre, dura.





Gran parte del camino lo hize con la señora Inglesa del grupo con la que habiamos coencidido casi desde el principio de viaje; ibamos comentando las peculiaridades culturales de nuestro pais de origin y nuestros paises de resisdencia actual, claro esta, desde nuestros puntos de vista personales. La subida la terminamos en 2 horas.





En menos de nada apareció en el horizonte el refugio que tan mala fama tenía, el refugio de la Col de Balme.





Supe que arriba de todo me aguardaba una alegría en el momento que oí a mis compañeros comenzar a dar gritos de jubilo...y remontando los escasos metros que me separaban del collado comenzé a ver como delante de mis ojos aparecía el huidizo y esquivo Mont Blanc y sus consortes...POR FIN!!!!
Quien puede verlo por primera vez y no quedarse sin palabras?

Tardamos 8 días en verlo pero la espera mereció la pena.







Y como no, foto de grupo



Como hoy parte de la ruta volvía a tener fuertes bajadas volvimos a usar medios mecanicos en bajar hasta el pueblo de Le Tour evitando así los 1000m de descenso.





un poco mas adelante tomamos nuestro cafe/ chocolate de media mañana en un refugio muy bonito en Tre Le Champ.



No mas salir de refugio vimos un cartel que marcaba sin duda ninguna "Le Flegere" (refugio destino de esa noche) y cometimos el error de seguirlo...





No es que no nos llevara a nuestro destino sino que nos perdimos una parte de la etapa que iba por escaleras metalicas enclavadas en la roca, y iba a dar un toque diferente al recorrido de hoy. Hugo lo agradeció pues esas cosas le dan algo de vertigo pero los demás nos quedamos con la espinita clavada...pero de todas formas, ya me parecía demasiado fuerte que en 8 días no nos hubieramos perdido nada de nada...



Hoy las camaras tambien echaban fuego...



El sendero aún así fue bonito y en todo momento tuvimos unas vistas magnificas del macizo de Mont Blanc y los pueblos del valle de Chamonix.





Y por fin llegamos al refugio de Le Flegere, situado en un lugar privilegiado.





La ruta de hoy no fue demasiado dura ni larga aunque puede ser que las piernas ya se estan haciendo a las caminatas diarias, y fue el día que mejor tiempo nos hizo, llegando a pasar calor en el ultimo tramo hacia el refugio.

Sentado en la terraza de Le Flegere disfrutamos de las maravillosas vistas mientras saboreabamos nuestra ultima noche en la montaña pues mañana sería el ultimo día, y descenderíamos al bullicio de la población.