Camí a Nuria

Ruta por el Vall de Nuria, por el sendero que sube el valle por donde trascurre el tren cremallera.



Iniciamos la ruta en Queralbs, un bonito pueblo de montaña donde merece la pena pasar un rato paseando por sus calles.



El sendero sube primero entre frescos bosques hasta entrar en el estrecho valle por donde sube el tren cremallera.









El paisaje es impactante, a medida que se va ganando altura mejora aún más (si cabe). Pasamos dos cascadas, creo recordar que la primera es la cascada de Fontalba y la segunda Cola de Caballo.











Y por fin llegamos al Santuario de la Virgen de Nuria.





Un bonito paseo de dos hora y media, lo justo para hacer hambre!

El Puigmal (2.910m)

Por fin !!! Los pirineos !!! pero que ganas tenía de conocer aunque solo fuera una pequeña parte de ellos !!!

Aprovechando unos días en Barcelona, Olga y Enrique nos llevaron a conocer el Puigmal, la segunda cumbre más alta de Gerona y para nosotros la mas alta que hemos subido a pie...

Nos levantamos por la mañana para ver que en nuestra cumbre destino había una capita de nieve recién caida.





En el fondo del valle había niebla, nosotros sin embargo disfrutamos de un día soleado aunque con un aire algo frío. Salimos desde el collet de les Barraques, a unos 1.900m de altura.





La ruta primero sube por un camino, y luego tomamos direción norte al lado de una alambrada, tardamos poco en comenzar a pisar nieve.





Llegamos al Pas dels Lladres y pasamos la estación de ski Cerdagne-Puigmal, hasta quedar debajo del pico. A partir de ahí la pendiente aumenta hasta llegar a la cima.





Bonita cima con los simbolos del Vall de Nuria, la campana y la olla, que Olga y Enrique nos indican que proceden de antaño cuando San Gil llamaba a los pastores con la campana para compartir los alimentos con ellos.






A la bajada mirando hacía atrás vemos como el sol ha derretido casi todas la nieve que pisamos por la mañana!

Que zona más bonita, ya tengo ganas de volver a conocer más cumbres! Me parece a mi que el año que viene habrá que buscar un hueco en la agenda...

El Espiguete (2.450m)

Por fin cayó otro de los grandes, y otro objetivo de nuestra lista que yo ya creía que iba a quedar para el 2012, el imponente y magestuoso Espigüete.



Sabíamos que era una paliza pero ocasiones así lo merecen asique renunciando a un festivo ludico-gastronomico nos levantamos a las 5.45 de la mañana para llegar a tiempo a Cardaño de arriba donde habíamos quedado con sección Leonesa del grupo (aunque ahora que lo pienso Leonés no había ni uno!).

Nos juntamos 7 montañeros aficionados dispuestos a coronar la montaña mas emblematica de Palencia por su vía mas facil aunque dura por su desnivel y firme tan poco firme...por algo se llama la via de la "pedrera".

Comenzamos la ruta a las 10 y poco de la mañana, el sol ya apretaba y prometía ser un día caluroso.

El primero tramo de "aproximación" discurría por un camino sin mas, nuestra amiga canina se llevó todos los perros que se encontró en el pueblo, dos peludos y un enorme mastín... que exitazo! Yo ya los veía en la cumbre a los pobres, y los dos peludos vale, pero el pobre mastín...

Dejamos el camino y tomamos el amplio canal de la cara sur que nos llevaría a su cumbre, el famoso pedrera y los famosos 600m de desnivel en 2km. En el camino se quedaron los perros (menos Gora claro).



Poco a poco buscando el mejor paso y la zona de piedras menos sueltas fuimos ganando altura.











A mayor altura, mejores vistas...el casi seco embalse de Camporedondo, Guardo, Cardaño, picos que no conocemos...vaya sabíamos que las mejores vistas nos aguardaban arriba con dirección norte.





Las impresionantes paredes blancas se levantaban a ambos lados de nuestro paso, apenas quedaban 200m de desnivel para el collado.



Por fin! que puedo decir?







Picos de Europa, el Curavacas, Pico Murcia, el Yordas, el Gilbo, mas lejos aún las Ubiñas...la vista no abarca toda la imensidad que nos rodeaba, y que pequeña se siente una en un lugar asi.







Y como no, foto de grupo, había muchos Bercianos en la cumbre del Espiguete y había que inmortalizarlo!





Bocadillo, descanso, fotos, mas fotos y otra vez para abajo.

Raul toma la delantera y baja haciendo piedra-ski, los demás bajamos con cautela pero sin descanso hasta llegar a la pradera herbosa, retomar el camino y llegar por fin a Cardaño.

Fin de ruta! Menudo calor que ha hecho hoy, nuestras pieles rojas dan fe de ello, descansamos con los pies en el pilón mientras esperabamos a que abriesen el bar para tomar nuestras merecidas cervezas!



Otra prueba conseguida!!!

El Cornón (2.188m)

Aprovechando el magnifico verano tardio que tenemos este año, decidimos subir uno de los numerosos picos pendientes de la zona de Babia-Laciana, tocando esta vez el Cornón.
Decidimos hacer la PR-AS desde el puerto de Somiedo, dejando el coche en el pueblo mismo y comenzando la jornada a las 10:10 de la mañana.




(curiosa decoración de una casa en el pueblo - aunque nada que ver con la casa de las bolas de Tombrio Yesi)

Rapidamente el pueblo quedaba en el valle y nos dirigimos hacia la Peña Penouta. Esta peña tiene muy buena pinta, tengo ganas de volver para acercarme a su cumbre.







El cornón al fondo, con el Asta delante.



Había muchos caballos en los valles



Vistas hacia atrás



La cumbre queda cerca...







Gora como siempre preguntandose porque somos tan lentos.





Desde la cumbre hay buenas vistas mires hacia donde mires; al fondo de todo se ve el macizo de las Ubiñas y por delante reconocemos Peña Orniz. Tambien se ve hacia el oeste el Cueto Arbás y la estación de ski de Leitariegos. Hacia el sur vemos el Catoute y sus acompañantes.

Cuesta un poco ver los picos ya que el dia no esta claro de todo, hay algo de brumilla.





Vistas del valle hacia Lumajo







A la vuelta una vez mas celebro la existencia de nuestro amigo pacificador, me lanzé a descender el valle alegremente olvidandome de los dos altos que cruzamos al venir...y bueno, tocó volver atrás hasta encontrar el camino.

Curiosa formación al final de la Peña Penouta





En total tardamos unas 7 horas entre caminata, desvíos, paraditas, fotos y comer. En la cumbre había unas 6-8 personas, casi todos habían subido desde el puerto.

Una buena jornada y un tiempo estupendo, da gusto despedir el verano así; se que en breve vendrá el invierno y la otra cara de la montaña pero de momento el Otoño promete dar mucho de sí...