Año nuevo, viejos propositos...

Comenzamos el 2016... Increíble pero cierto...


Con el 2015 cierro etapas de mi vida, la mudanza al mundo semi-rural, una nueva maternidad...


El 2016 me espera con grandes propósitos, recuperar físico y fuerzas, dominar una nueva situación que al principio se hacía muy dura, lidiar con mis dos fieras...


...y volver a las montañas que tanto añoro, volver a desear recorrer caminos y senderos, volver a tener la fuerza de afrontar una jornada extenuante pero gratificadora, volver a agarrarme a rocas y mirar hacia arriba, muy hacia arriba.


El 2016 va ser un año duro, de transición y de recuperación, pero es el comienzo del cambio, el inicio de regreso.